miércoles, 28 de febrero de 2018

#129 El Holder de los Oprimidos

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier refugio para indigentes o comedor comunitario donde puedas llegar. Pregunta al primer voluntario que veas si conoce a aquél que se hace llamar The Holder of the Downtrodden. Si el sujeto mira alrededor para asegurarse que nadie mira mientras responde, estás en el lugar correcto.

El voluntario te dirá que exige un soborno antes de que él te lleve a donde debes ir. Dale una cantidad sustancial de dinero en efectivo, y es de esperar que él considere una cantidad lo suficientemente grande. A continuación, te mostrará una puerta que no existía antes, la que conducirá a una escalera que el edificio no debería tener.

Serás llevado a un piso inexistente con muchos, muchos salones ordenados de formas caóticas. Las habitaciones no tendrán pasillos que las conecten, y se tendrán que atravesar varios de estos para llegar a destino. El voluntario se moverá de manera muy rápida a través de este ilógico lugar, con determinación y experiencia, y será muy difícil seguirle el ritmo. Deberás mantenerte siguiéndolo, pues perderse en este lugar es relegarse eternamente al vacío. También debes asegurarte de concentrar tu atención sólo en el voluntario al que sigues: las habitaciones estarán ocupadas por personas que se han entregado a la desesperación y la soledad, y prestarles atención es unirse a ellos para siempre.

Luego de lo que parecerán días, el voluntario te llevará a la única habitación vacía, entonces gesticulará hacia la puerta al otro extremo. Tarareando despreocupado, irá de regreso por donde vinieron, dejándote en esa habitación vacía. Si tienes alguna inquietud en tu corazón, entonces será mejor que te vayas, y es de esperar que logres alcanzar al voluntario. De lo contrario, ve a través de la puerta.

Te encontrarás en un sórdido lugar similar a una ratonera. A pesar del efecto de siglos de abandono, el lugar será apenas reconocible como una especie de sala de estar. En un asiento que una vez fue un sillón reclinable decente habrá un hombre viejo, de mirada austera. Hay algo en el hombre que cuenta de una vida, una vez llena de orgullo y éxito, pero que en algún momento entró en una aguda caída en picado que lo llevó hasta lo más bajo.

Con un gruñido de enojo, aunque poco convincente, el anciano exigirá saber por qué has venido. Inmediatamente responde de manera brusca que no es algo de su incumbencia, y asume una postura y un comportamiento que parezca que no tienes ningún respeto por el anciano; que sea, para ti, sólo basura humana, sin valor, ni merecedor de dignidad alguna.

Si eres lo suficientemente convincente, el hombre se derrumbará y perderá el poco atrevimiento que tenga. Bajará dócilmente la cabeza y quedará en silencio. Ahora debes hurgar por toda la habitación como si fuera tuya. Abre cada pequeño cajón y velador que encuentres, y saquéalo. Toma todo lo que quieras; mientras mantengas tu aire dominante, nada se atreverá a detenerte.

Una vez hayas revisado cada lugar de la habitación, ve donde el anciano y exígele saber dónde está tu pago. El hombre murmurará entre dientes por un rato, pero debes forzarlo a que responda, incluso si es requerida la fuerza física. Si tienes éxito, él te contará cómo terminó en aquella situación.

Es una historia de sueños destruidos por rivales inconscientes, de oportunidades perdidas, de anhelos rotos por burocracias insensibles, de éxitos destruidos por una sociedad hundida en el dogmatismo. Este hombre tuvo gran potencial y determinación para cambiar al mundo para bien, pero el mundo que intentó salvar le dio la espalda y lo destruyó por sus nobles esfuerzos. Es una historia sobre poderes establecidos indiferentes, de amigos cercanos vueltos enemigos en el nombre de la ambición, de seres amados que se alejaron por el egoísmo, incluso luego que él haya sacrificado todo por ellos.

Si sientes algo de piedad, por minúscula que sea, por lo que has hecho a este hombre una vez hayas oído su historia, estarás condenado a tomar su lugar. Deberás endurecer tu corazón y no sentir compasión alguna si quieres permanecer libre.

Una vez el anciano haya concluido su historia, agárralo del cuello de su camisa y gruñe: ¿Qué ganan con el sufrimiento que infligen?

Mientras la respuesta se desgarra de él lo suficiente para ponerlo a tus pies, obtendrás la respuesta exacta a tu pregunta. La triste vida del anciano lo abandonará también, y se hundirá otra vez en su asiento. Ahora puedes salir por la puerta en la que entraste, que te llevará directamente al refugio donde fuiste. Sentirás que, en ese momento, cada pizca de compasión y preocupación que alguna vez sentiste por otros, habrá muerto junto con el anciano.



La dureza de tu corazón es el Objeto 129 de 538. Tu camino sólo conducirá hacia la opresión y la desesperación, por lo que aquellos seres compasivos serán los que más sufrirán.

martes, 27 de febrero de 2018

Una manzana al día

¿Alguna vez has escuchado la expresión "Comer una manzana al día mantendrá lejos al doctor de su casa"?
La mayoría asume, sin temor a equivocarse, que simplemente es un refrán fácil de recordar que remarca la necesidad de alimentar bien a los pequeños. Pero el dicho no se originó debido a un recordatorio inofensivo.

Fue creado cuando la "Fiebre del Oro" estaba en su juventud, en un pequeño pueblito donde la comida escaseaba y ni se diga el dinero. En Agosto, cuando una mala sequía estaba azotando al pueblo, una serie de sangrientos asesinatos habían empezado a ocurrir.

Cada noche, una casa era asaltada y cualquiera que viera al intruso sería rápida y brutalmente abatido. Nunca se robaban nada, salvo por las sobras de comida. Después de dos semanas de esto, el tendero local no había tardado en colocar unas cuantas manzanas y un vaso de leche en la plaza del pueblo, desde la noche hasta la mañana.

Entonces, él se escondió en la torre de la iglesia, esperando vislumbrar a cualquiera que llegara. Luchando contra la fatiga, el tendero esperó por cualquier señal de vida en la plaza. Justamente a la medianoche, fue recompensado por una escalofriante visión: un hombre, cargando una bolsa llena de aburridos instrumentos metálicos, vistiendo vendas de paño de pies a cabeza, había entrado al rango visual.

Él se detuvo cuando vio la leche y las manzanas. Volteó a todos lados, como si buscara al que se atrevió a frecuentarlo. Cargado de miedo, el tendero se agachó quedando fuera de vista, quedándose así hasta el amanecer. El extraño hombre sólo tomó una de las manzanas, sin siquiera tocar el vaso de leche.

Ninguna casa fue asaltada y nadie fue asesinado. Por décadas, el pueblo continúo dejando una manzana o dos durante la noche, incluso cuando las manzanas ya habían dejado de desaparecer...
.




Calificación: 


#093 El Holder de la Masacre

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier boda a la que puedas asistir. Camina hasta el altar y dile a la persona que toca el órgano que quieres ver a alguien llamado "El portador de la masacre". Si te da una sonrisa pícara, has llegado al lugar correcto. Con un guiño, te pasará un machete por debajo del órgano, y te dirá que cierres las puertas. Dirígete a propósito a cada puerta y asegúrate de que no se abra, y no te preocupes de que alguien te vaya a ver el arma. Toca, con la empuñadura del machete, cada puerta y cada ventana cerrada; esto asegurará de que nadie escape.

Cuando lo hayas hecho, ve a la fila de bancos más alejada y quédate de pie en el pasillo hasta que la persona del órgano, toque una melodía inquietante y triste, llenando de confusión a los allí reunidos. Espera a que pasen, exactamente, veintinueve compases. Cuando comience el trigésimo, levanta el machete sobre tu cabeza y golpea con él a la primera persona que está a tu alcance.


En medio de los gritos de terror, la música será más fuerte, sonando a través de las tuberías con fuerza suficiente para sacudir a toda la iglesia. Ahora, debes, con gran placer y deliberación, avanzar y retroceder a lo largo de los bancos, atacando a todos los ocupantes del templo. No debes mostrar ninguna piedad, ninguna vacilación, sólo un leve desconcierto al ver tu cuerpo lavado de sangre inocente. Si permites que el más mínimo atisbo de misericordia entre en tu mente, las fuerzas del machete consumirán tu alma, y la torturarán de culpa y agonía sin fin, mientras tu cuerpo se convierte en su herramienta.

Mientras pasas a lo largo de las filas, atacando a las personas, escucharás al predicador hablando, poniendo énfasis en todas las mejores obras de la humanidad, citando muchas cosas que tú y tu familia han hecho; no escuches su sermón, pues sabe bien este juego, y está tratando de confundirte para que dudes. Cuando hayas terminado la masacre, mata a alguien que esté de pie en la entrada principal, y mira cómo se arrastra por el pasillo, hasta el podio central. Llamas saltan de los tubos del antiguo órgano, mientras caminas hacia él, eliminando a los pocos supervivientes que quedan. Dales tu sonrisa más loca y diles con dulzura: “Sólo los contaminados temen a la muerte”.

Ataca y rompe la cabeza del novio en dos, si no matas a nadie de esta forma, alertarás a los poderes celestiales de tu presencia. La cabeza del hombre va a explotar, pero el cuerpo se volverá y saltará hacia el predicador. Los huesos del cadáver erupcionarán de su cuerpo, cortando muchas de las arterias del anciano, y ahora, puedes terminar con el resto de los invitados, pero deja a la novia para el final.

Ella caerá al suelo, llorando desconsoladamente, arrodíllate y tira su cabeza para hacer frente a su mirada. Bésala en la frente, y pregúntale: ¿Tienes miedo? Si ella comienza a reír, entonces, recibirás un castigo que será rival de todas las penas del Antiguo Testamento.

Si llora más fuerte, gimiendo de dolor, tira de ella suavemente y abrázala. El organista ahora se levantará, pero el instrumento seguirá emitiendo la melodía. Bajará las escaleras hacia ti con la mano extendida. Dale el machete, y haz todo lo posible para no sentir ningún remordimiento.

Unas llamas rodearán el machete, que se extenderán a ustedes, la novia tendrá demasiado dolor como para gritar mientras sus cuerpos son quemados y vueltos en cenizas. Si tienes algún remordimiento por lo que has hecho, entonces el dolor sólo será el comienzo de los siglos de tortura que vienen. Si no tienes ninguno, entonces sentirás como si el fuego penetra tu alma, obscureciendo tu visión con una neblina roja. Y, como una nube de humo, ellos se habrán ido. Estarás en la misma iglesia, sólo que ahora, es una efigie del infierno.

Las paredes están elaboradas de carne, que rezuma sangre y pus de un sinnúmero de heridas abiertas. Fuego, brota desde el suelo sin previo aviso, y el aire se siente pesado, con los gritos de miles de muertos torturados. Todos están encadenados de forma grotesca, empalados uno junto a otro con pinchos de acero fundido. La novia estará empotrada al podio, sus miembros abiertos en toda su extensión, asegurada por un dispositivo. Grupos de grotescos demonios, mal formados, vigilan detenidamente a la multitud, se agrupan al azar y abusan de las almas desamparadas, manchándolas con saliva, semen y sangre.

Y en todo esto, debes estar de pie y mirar, impertérrito. Incluso si haces una mueca de dolor, al observar una de las diversas actividades de los demonios, causará que ellos te confundan con uno de los invitados, y te den igual trato. Después de un puñado de eternidades, los demonios se reunirán ante la novia, complaciéndose a ellos mismos de formas que ningún ser humano normal puede ser posible que logre. Trozos de carne, humana y demoníaca, vuelan por el aire mientras violan el alma de la mujer. Cuando todos ellos parecen detenerse, da cuatro pasos por el pasillo, todos se dispersarán, dejándola cubierta de tantos fluidos que no serás capaz de identificar. El organista aparecerá ante ti, diciendo que has realizado un servicio único y amable para él, y afirmará que te dará una concesión por tus obras. Pregúntale: ¿Por qué matan? 

Él te mirará, claramente confundido, por un momento; pregúntale de nuevo, y se romperá en una especie de sonrisa paternal, y explicará, con una voz que no es ni de humano ni demonio, las múltiples razones que tienen para tanta muerte. Visiones de grandes atrocidades nadarán en tu mente a medida que habla, ilustrando cada una, mostrando que eres tú el instigador, lo que puede volverte loco, pero si estás realmente puesto en este camino, será para ti, una molestia menor. Cuando haya terminado, te dirá que es hora de partir, y te tocará el hombro. El dolor de la inmolación te golpeará de nuevo, y todo se apagará.

Despertarás al día siguiente en el lugar al que llamas hogar, con el periódico de la mañana junto a ti. En la página principal estará la noticia de los misteriosos asesinatos de los invitados a una boda, sin tener ningún sospechoso. Junto al periódico, habrá una nota de agradecimiento, con un anillo.

El anillo es el Objeto 93 de 538, el Sello del Eterno Genocidio. Tu camino está trazado, y tú estás más allá de la redención.


El juego de las monedas

También conocido como "Sarita" en Venezuela o "Cupido, Cupido" en Colombia, es un sencillo ritual ya algo antiguo que, hoy en día, ha ganado auge en las escuelas. Según la tradición venezolana, Sarita es el nombre del espíritu vengativo de una mujer indígena que, con ayuda del Diablo, puede verlo todo y contestar a tus dudas si juegas con ella. Según el punto de vista colombiano, este juego atrae algún demonio a modo de invocación.

Todo lo necesario para la práctica son dos monedas de igual valor; por seguridad y para mayor diversión se suele jugar en compañía. Ambas monedas son lanzadas junto a la pregunta que abre el juego, iniciada ya sea con el nombre "Sarita" o "Cupido, Cupido": ¿Puedo entrar?

Hay tres respuestas posibles. Si ambas monedas muestran cara, es un "Sí". Si una moneda cae en cara y la otra en sello, es un "Tal vez". Si ambas monedas marcan sello, es un "No". Si la respuesta a la entrada es positiva, se te permite seguir preguntando. Una vez logres entrar, puedes consultar a las monedas cualquier cosa que se responda con aquellas tres opciones, como "¿Pasaré el examen? ¿Tendré pareja? ¿Mi madre se curará?" 
Hay, sin embargo, cuestiones que es mejor no realizar en este juego. Preguntas como "¿Puedes manifestarte?" son consideradas riesgosas, por lo que es recomendado evitarlas.

Cuando sientas que tus dudas han sido satisfechas, hay una forma de terminar el juego. Debes hacer una última pregunta, alegando el nombre de lo invocado como al principio: "¿Puedo salir?"

Terminar es una de las razones más fuertes por la que el ritual se debe hacer en compañía. Cuando corre tu turno, solo tienes tres oportunidades para lanzar las monedas y esperar a que la respuesta sea afirmativa. Si se te es negada la salida tres veces, puedes dejar que tus compañeros continúen sus preguntas hasta que se repita tu turno; pero si estás solo, no hay marcha atrás. Quedas "atrapado".

Se dice que cuando esto sucede, el espíritu de Sarita o el demonio atraído por Cupido te convertirá en su blanco. Por el resto de tus días, que ya no serían muchos, el invocado te seguirá y atormentará hasta destrozar tu mente, pudiendo llevarte así al suicidio o sencillamente bañándote de una mala suerte que sembrará tu final.

Si tuviste la dicha de salir del juego, el último paso es deshacerte de las monedas. Hay quienes dicen que, al igual que un tablero de Ouija, estas siempre volverán a su dueño original y traerán la desgracia. Es por eso que debes tener cuidado, pues quien juega con el Diablo nunca sale ileso.


Baby Blue

Para jugar a Baby Blue se necesita estar en un baño sin ventanas y de noche. Cierra la puerta y abre la llave del agua caliente y espera a que el vapor empañe completamente el espejo.
Entonces, con tu dedo escribe en el espejo: "Baby Blue". Luego apaga la luz, es muy necesario que la oscuridad sea total, de modo que incluso ni tú te puedas ver.

Entonces junta tus brazos como si estuvieras cargando a un bebé y espera. Después de un rato, si lo hiciste todo bien, empezarás a sentir un peso sobre tus brazos, como si en verdad estuvieras cargando a un bebé. Y no solo eso, sino que vas a sentir como unas manitas muy frías, tocando tus brazos y, en ratos, intentando alcanzar tu rostro.

Aunque no puedas ver qué es lo que estás sosteniendo, vas a sentir cómo intenta trepar por tu pecho, hombros y cuello, como si quisiera que lo vieras cara a cara. Y antes de que sea demasiado tarde, vas a tener que soltar al bebé, abrir la puerta del baño y encender todas las luces que puedas, de modo que el espectro se desmaterialice.

La madre

Si no lo hiciste lo suficientemente rápido, una horrible mujer aparecerá en el espejo y gritará: "¡DEVUÉLVEME A MI BEBÉ!" Y gritará de tal manera que el vidrio del espejo se romperá, y si tú sigues sosteniendo al bebe, ella te matará.

Según la leyenda, un grupo de chicas se enteraron de esta historia y decidieron probarlo. Ellas no creían que funcionaría, por lo que enviaron a su amiga Laura al baño.
Ella apagó las luces y cerró la puerta, abrió la canilla del baño caliente, juntó sus brazos y esperó, de repente empezó a sentir como si le estuvieran rasguñando en los brazos. Laura con miedo, quería salir corriendo y dejar todo, pero tenía miedo de lo que le podría suceder a ella, así que se quedó con el bebé, y a medida que pasaba el tiempo, el bebé se hacía cada vez más pesado.

Hasta que de repente alcanzó a ver a una figura de una mujer horrenda en el espejo, y con todo el miedo Laura gritó aterrorizada. Cuando las amigas de Laura escucharon los gritos de su amiga, intentaron abrir la puerta del baño pero no podían, ¡estaba cerrada!
Así que las amigas de Laura se las ingeniaron para pedir ayuda a su vecino. Y cuando rompieron la puerta, se encontraron con el horror mismo: Laura estaba muerta en el suelo del baño. Sus ojos estaban rasgados y sus brazos arrancados como si alguien le hubiera atacado con las uñas. Y muchos de los que han jugado a Baby Blue exitosamente dicen haber recibido rasguños en sus brazos, que se pueden ver perfectamente cuando terminas el juego.


Smile.dog

La primera vez que conocí a Mary E. personalmente fue en el verano de 2007. Su esposo, Terence, con quien ella ha estado casada desde hace quince años, hizo un arreglo conmigo para poder entrevistarla. Inicialmente, Mary estuvo de acuerdo, ya que yo no era ningún periodista, sino un escritor novato que quería obtener información para completar unas tareas de la universidad. Además, yo planeaba escribir algunas obras de ficción si la entrevista terminaba bien. Acordamos que nos veriamos durante un fin de semana en el cual yo esté en Chicago. Sin embargo, Mary se rehusó en el último momento y se encerró en la recámara de su esposo y ella. Durante media hora Terence y yo nos quedamos al frente de la puerta de ese cuarto. Yo escuchaba y tomaba notas mientras que Terence trataba de calmar a su esposa, en vano.

Las cosas que decía Mary tenían poco sentido, pero seguían el patrón que yo estaba esperando: a pesar de que no podía verla, era claro que ella estaba llorando; y sus objeciones de hablar conmigo se centraban en una diatriba incoherente sobre sus sueños, o más bien, sus pesadillas. Terence pidió disculpas cuando finalmente nos rendimos. Aunque yo estaba decepcionado, recordé que yo solo era un joven curioso que buscaba información, no un reportero en busca de una historia. Pensé que de todas formas encontraría otro caso similar si me concentraba en ello.

Mary E. era la encargada de un Bulletin Board System en 1992, el año en el cual ella se encontró con la imagen "smile.jpg"; su vida cambió para siempre. Para entonces, ella estaba casada con Terence por solo cinco meses. Mary era una de las 400 personas quienes vieron la imagen cuando fue publicada como un hipervínculo en el Bulletin Board System, pero ella ha sido la única persona que ha hablado abiertamente sobre la experiencia. Las otras víctimas han permanecido anónimos, o quizás hayan muerto.

En el año 2005, cuando yo estaba en el décimo grado, mi curiosidad por la imagen surgió gracias a mi floreciente interés en fenómenos que ocurrían en la Web. Mary era la víctima más mencionada de lo que a veces se refería como "Smile.dog", la criatura que supuestamente aparecía en la imagen smile.jpg. Lo que obtuvo mi interés (además de los obvios elementos horrorosos de la leyenda cibernética y mi proclividad hacia semejantes cosas) era la escasez de información, llegando al punto de que la gente pensaba que era solo un rumor o una broma.

Lo que encuentro curioso es que a pesar de que el fenómeno se centra en una imagen, esa imagen no se encuentra en ninguna parte del Internet. Claro, habían muchas imitaciones, las cuales aparecían con frecuencia en sitios como el tablón de imágenes 4chan, particularmente en /x/, donde se discute sobre temas paranormales. Se dice que estas imágenes son falsas ya que no tienen el mismo efecto de la auténtica, específicamente el comienzo súbito de una epilepsia y una grave ansiedad.

Esta supuesta reacción en la víctima es una de las razones por las que el misterioso smile.jpg se considera tan despreciable, ya que es evidentemente absurdo. Aunque, dependiendo a quién le preguntes, el hecho de que la gente no quiera admitir la existencia de smile.jpg puede ser debido al miedo, en vez de la incredulidad.

No hay ningún artículo en Wikipedia sobre smile.jpg ni de Smile.dog, a pesar de que el sitio web sí tiene artículos sobre cosas posiblemente más escandalosas (hello.jpg y 2 Girls 1 Cup, como ejemplos). Cualquier página creada que se trate de smile.jpg es rápidamente suprimida por uno de los muchos administradores de la enciclopedia.

Los encuentros la malévola imagen son mitos legendarios en la Web. La historia de Mary E. no es la única; hay varios rumores aún sin verificar que sugieren que smile.jpg apareció durante la iniciación de Usenet. Incluso, hay una historia consistente que dice que en 2002 un hacker llenó los foros de Something Aweful, un sitio web de humor y sátira, con una plaga de imágenes de Smile.dog, causando una epilepsia a la mitad de los usuarios de los foros.

También corre otro rumor que dice que durante los años 90 la imagen fue circulada en Usenet y como un adjunto en una cadena de correos electrónicos que tenían la frase "¡¡SONRÍE!! ¡DIOS TE AMA!" como el asunto de dichos correos.

Aquellos que alegan haber visto a smile.jpg frecuentemente bromean de manera poco convincente de que estaban demasiado ocupados para guardar una copia de la imagen en sus computadoras. Sin embargo, todas las supuestas víctimas ofreces la misma descripción de la foto: una criatura, la cual luce un aspecto similar a la de un perro (específicamente a la de un Husky Siberiano), se encuentra en una habitación oscura, iluminada solo por la luz de la cámara. El único detalle del fondo que se puede ver con claridad es una mano humana, la cual se extiende desde la umbra de la extrema izquierda. La mano está vacía, pero usualmente es descrita como "haciendo un gesto". Obviamente, la atracción mayor es el perro (o la criatura con aspecto de perro, ya que algunas de las víctimas están más seguras de lo que vieron que las demás). La boca del mismo muestra una sonrisa amplia, revelando dos hileras de dientes muy blancos, muy derechos, muy agudos, muy humanos.

Pero claro, esa no es la descripción que dan las víctimas inmediatamente después de ver la imagen, sino una recolección que tienen en la mente, aunque en realidad lo que están experimentando es un ataque epiléptico. Ha sido reportado que estos ataques epilépticos continúan indefinidamente, normalmente ocurriendo mientras la víctima duerme. Esto puede ser tratado con ciertos medicamentos, pero algunos tipos de medicamentos son más efectivos que otros.

Resultaba evidente que Mary E. no estaba usando un medicamento efectivo. Fue por eso que, después de mi visita a su apartamento en 2007, comencé a enviar mensajes a varios grupos de noticias, sitios en la Web y direcciones de correo, todos los cuales trataban con temas de folclore y leyendas urbanas. Lo hacía con el propósito de encontrar a una víctima de smile.jpg quien estuviera un poco más dispuesto a contar sobre sus experiencias. Nunca obtuve respuestas, y terminé olvidándome de ello por completo, ya que había comenzado mi primer año en la universidad y por lo tanto tenía las manos llenas. Sin embargo, mientras yo estaba mirando mi buzón de entrada de correo electrónico, noté que había recibido un mensaje de Mary E. Eso fue durante las primeros días de marzo, en el año 2008.


Para: jml@****.com

De: marye@****.net
Asunto: La entrevista del verano pasado

Saludos, Sr. L.,

Me siento verdaderamente avergonzada sobre mi comportamiento cuando usted intentó entrevistarme. Espero que entienda que de ninguna manera fue su culpa, sino la mía. Me di cuenta luego de que pude manejar la situación más civilmente; y espero que pueda perdonar mi rudeza. Para entonces, tenía miedo.

Verá, he tenido pesadillas sobre Smile.dog todas las noches, durante quince años. Sé que eso debe parecer absurdo, pero es la verdad. Hay algo inefable sobre mis sueños, o más bien mis pesadillas, que las hace más horrorosas que cualquier otro sueño que he tenido. Yo no me muevo. Yo no hablo. Yo solo miro hacia adelante, y lo único que veo es esa vil escena de la foto. Veo esa mano. Y veo a ese "perro". Él me dice algo.

No es un perro, claro, pero en realidad no estoy de lo que es. Me dice que me dejará en paz solo si hago lo que él dice. Él me dice: "Riégalo." Eso es la palabra que usa para comunicar sus deseos. Supe exactamente lo que quiso decir: quiere que yo le enseñe la imagen a alguien.

Al principio no supe cómo él esperaba que lo "regara" sin tener la imagen a mi disposición, pero, a la semana siguiente, recibí un correo con un sobre manila adentro, no decía de qué dirección vino. Adentro del sobre encontré un disquete de 3 pulgadas y media. No era necesario verificar el contenido, yo ya sabía qué había en el disquete.

Consideré mis opciones con cuidado. Se lo podría dar a un desconocido, a un compañero del trabajo, a Terence... Encontraba el simple hecho de pensar en ello repugnante. Además, ¿qué iba a ocurrir después? Si el tal Smile.dog se mantenía fiel a su palabra, yo volvería a dormir en paz. Pero, ¿qué ocurriría se fuera una mentida? ¿Qué se supone que haga entonces? Puede que la situación se empeore si termino cumpliendo las órdenes de esa criatura...

Así que decidí no hacer nada. Durante quince años no hice nada, aunque sí mantuve el disquete oculto. Durante todos esos años, Smile.dog invadía mis sueños para demandar que haga lo que me pidió. Lo ignoré. Ignoré su petición durante estos quince años; ha sido una tortura. La otras víctimas que yo conocía en el Bulletin Board System ya no publicaban nada. Incluso había escuchado que algunos de ellos cometieron suicidio. Los demás se mantenían en silencio, totalmente desaparecidos de la Web. Me preocupo mucho por ellos.

Sinceramente pido sus disculpas, Sr. L., pero cuando usted contactó a mi esposo el verano pasado para la entrevista, yo ya no pude más. Decidí que le iba a entregar a usted el disquete. Ni siquiera me importaba si Smile.dog estaba mintiendo o no, solo quería que todo se terminada. Usted era un desconocida para mí, alguien con quien yo no tenía conexión alguna. Pensé que no me iba a sentir triste si le daba el disquete como parte de su investigación y dejarlo a su suerte.

Sin embargo, antes de que usted llegara a mi hogar, me di cuenta de lo que yo estaba intentando hacer: estaba atentando contra su vida. No pude soportar que yo haya pensado en semejante cosa y todavía no puedo hacerlo. Me siento avergonzada, Sr. L. Espero que este mensaje lo disuada de seguir investigando este caso. Puede que termine encontrándose con alguien más débil que yo; alguien que seguiría las órdenes de Smile.dog sin pensarlo dos veces.

Por favor, detenga su investigación antes de que sea muy tarde.

Sinceramente,
Mary E.

Ese mismo mes, fui contactado por Terence. Él me dio la noticia de que su esposa se había suicidado. Mientras se deshacía de las cosas que ella dejó atrás, como sus cuentas de correo electrónico, encontró el mensaje que ella me había mandado. El hombre estaba destrozado por lo sucedido, él lloraba mientras me decía que siga los consejos que ella me dio. Dijo también que encontró el disquete, y que lo quemó hasta que no quedó nada más que un montón de cenizas apestosas. Pero hubo algo que lo incomodó significativamente: el disquete, mientras se derretía, pareció sisear, como si fuera algún tipo de animal.

Debo admitir que no estuve muy seguro de cómo reaccionar a todo esto. Al principio pensé que quizás esto fue una broma de parte de la pareja, un intento para hacerme enfadar. Sin embargo, logré confirmar la muerte de Mary E. leyendo algunos obituarios de periódicos cibernéticos de Chicago, aunque claro, nunca se mencionó que la muerte fue causado por suicidio en dichos obituarios. Decidí que, por lo menos por un tiempo, cesaría mi investigación del tema, no solo por lo de Mary E., sino porque iban a comenzar mis exámenes finales de la universidad antes de la culminación de mayo.

Mas el mundo tiene muchas formas curiosas de ponernos a prueba. Casi un año después de la desastrosa entrevista con Mary E., recibí otro mensaje:

Para: jml@****.com
De: elzahir82@****.com
Asunto: sonrie

Hola

Encontre tu e-mail en internet tu profile decia ke tu estabas interesado en smiledog. Yo lo vi y no es tan malo como la gente dice te envie una copia. Riegalo.

:)

Esa última palabra me dejó paralizado.

El correo electrónico venía con un archivo adjunto, el cual se llamaba, obviamente, smile.jpg. Consideré descargarlo, lo consideré por mucho tiempo. Lo más probable era que la imagen era una falsa. Y aunque fuera la auténtica, nunca estuve totalmente convencido del poder que supuestamente tenía smile.jpg. Lo que ocurrió con Mary E. me dejó algo asustado, lo admito, pero es probable que ella solo estaba mentalmente insana. Además, ¿cómo va a ser posible que una simple imagen cause una maldición? ¿Qué clase de criatura puede entrar a la mente de alguien usando solo el poder del ojo?

Pero, si es así de evidentemente absurdo, ¿cómo es entonces que la leyenda exista desde un principio?

Si descargo la imagen, si la miro, si lo que decía Mary resultara cierto, si mis sueños terminaran siendo invadidos por Smile.dog, demandando que yo cumpla su voluntad, ¿qué sería de mí? ¿Acabaría viviendo la vida de Mary, resistiendo la tentación hasta la muerte? ¿Me sometería a la voluntad de Smile.dog y "regarlo", con la esperanza de que me deje en paz? Si termino sometiéndome, ¿cómo lo "regaría"? ¿A quién le pasaría la maldición?

Si escribo un artículo sobre smile.jpg, como lo que iba a hacer originalmente, podría poner la imagen en él como evidencia. Cualquiera que lea ese artículo, cualquiera que estuviese interesado en el tema, sería afectado. Pero, asumiendo que la imagen es la auténtica, ¿de verdad pondría todas esas vidas en juego, solo para salvarme a mí?

¿Sería capaz de semejante cosa?

Pues sí, lo soy.




Calificación:

#114 El Holder de la Reencarnación

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier santuario hindú o templo budista a donde puedas llegar. Cuando llegues, pregunta al sumo sacerdote o al monje mayor por ver a alguien que se hace llamar "El portador de la Reencarnación". Si ellos te dicen que no hay nadie allí con ese nombre, vete a toda prisa; es mejor no mencionar que ocurre si permaneces mucho tiempo allí. Si logras irte con éxito, nunca regreses a ningún lugar de culto budista hasta que alguien cercano a ti muera. Luego de su funeral, podrás volver a intentarlo. Quizá debas hacer esto varias veces.

Si en vez de eso, ellos dicen: “De hecho, es tan fácil de entender, sin embargo, imposible de destruir”, has sido lo suficientemente afortunado para localizar al Portador. El monje te guiará a lo más profundo del santuario. Eventualmente, llegarás a un pasillo que parecerá… bueno, sólo se puede decir “fuera de lugar”. En el muro de la izquierda, verás a gente morir de las maneras más espantosas. Coincidiendo con sus muertes, verás las criaturas más estridentes ante el muro derecho. Aquí es donde los secuaces de cada Portador son generados, son las reencarnaciones de los más repugnantes y malditos hombres que alguna vez caminaron por la Tierra. Ten cuidado de no enfocar tu atención en cualquiera de estas criaturas, pues no les gusta ser vistos en sus formas “incompletas” y pondrán a prueba sus nuevos poderes en ti sin dudarlo.

A medida que atraviesas el pasillo, las personas a la izquierda se volverán más malvadas y las criaturas del lado derecho, más escalofriantes y repulsivas. Con el tiempo, su poder se siente dominante, y perderás las ganas de continuar. A pesar de ello, debes seguir adelante, por que no quieres que estas bestias puedan sentir tus debilidades.

Si logras llegar con éxito al final, te encontrarás frente a una puerta que parecerá estar elaborada con partes de cada criatura existente en la Tierra. El monje se dirigirá hacia la puerta; asegúrate, por sobre todo, que tú abras la puerta primero. Si el monje lo hace, el Holder le confundirá con el Buscador y te clavará, como un mero intruso, al muro con los condenados. Si esto pasa, entonces espero que disfrutes tu nueva vida como un secuaz de algún Holder. Abre tú primero la puerta y el monje que te acompañó sufrirá ese destino en tu lugar.

Entra a la habitación; la puerta se cerrará, silenciando los lamentos de los hombres condenados y los aullidos de las criaturas recién formadas. Estarás en una cámara circular; en los muros de piedra habrá una serie de luces móviles que giran en espiral, elevándose hasta el infinito; no sigas las luces con tu mirada, no sea que enloquezcas ante la infinitud de todo. Parado en el centro habrá un ser que es mitad hombre. La otra mitad es algo tan vil y horrendo que mirarlo directamente podría significar una vida eterna de inconsolable miseria. Espera paciente junto a la criatura; no digas o hagas nada que no sea respirar, o el ser desaparecerá, el suelo se reducirá debajo tuyo, y caerás hacia abajo para siempre, atestiguando cada muerte y concurrente nacimiento en el mundo todo el tiempo.

De repente, sin aviso, el ser arremeterá contra ti como si fuera a atacarte. La única forma de protegerte de un destino que es mejor no comentar es preguntar, en ese mismo momento: ¿Puede alguno de Ellos ser destruido permanentemente?

El ser se detendrá, y te contará sobre los inútiles esfuerzos del hombre por quebrar la rueda del samsara, esa eterna espiral de muerte y renacimiento. Te proveerá de sólida evidencia de que Buddha, el único humano del que se dice que escapó de este ciclo, fue un fraude (recordarás que él fue el último de los condenados a formar parte de la legión de los Portadores).

Repentinamente te darás cuenta que esas luces que giran a tu alrededor son la manifestación física del samsara. Todo este conocimiento es demasiado para que la mente lo comprenda; de hecho, te encontrarás en un repentino “estado en blanco”, tu cerebro será ahora incapaz de realizar cualquier tarea fuera de mantener tus signos vitales (e incluso no por mucho tiempo). Si tu mente es superior a las demás, quiebra una de las garras del hombre, si es que se le puede llamar así y úsala para rasgar un agujero en la cadena del samsara.

Una vez hecho esto, desaparecerá, pues su ciclo de reencarnación del que dependía ya no existe, y dejará tras de sí un amuleto plateado con forma de svástica, atado a un cadena de oro. Cuando lo tomes, te encontrarás en el santuario donde iniciaste tu viaje, completamente en ruinas. Buena suerte en tu regreso a casa.

Aquél amuleto es el Objeto 114 de 538. Las almas de los difuntos aún necesitan un lugar a dónde ir, ya sabes.



lunes, 26 de febrero de 2018

#060 El holder de los Gemelos

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a cualquier sitio de construcción o de fundición, que puedas llegar por tus propios medios. Al llegar a la recepción, pregunta por alguien que se hace llamar "El portador de los gemelos". Una persona aparecerá de repente a tu lado y el capataz se habrá ido. Pregúntale a la persona lo mismo, la respuesta será que el trabajador se ha ido, y que está hablando con su jefe. Él te dirá que ustedes dos tienen que esperar a que él regrese.

En ese momento, el capataz reaparecerá, aparentemente de la nada. Amablemente le pedirá a la otra persona que espere mientras te dice que lo sigas. Hazlo e ignora a la otra persona que esta desobedeciendo al trabajador y agradece que lo haga, o caminarás hacia tu muerte.

Luego de un corto tiempo, llegarán a una puerta de papel, pero no te engañes, este papel es más fuerte que cualquier metal que hayas visto. El trabajador abrirá la puerta, dejándote entrar. La otra persona, rápidamente te debería seguir. Si no lo hace, reza por una muerte rápida.

Una vez dentro, ambos se encontrarán en un pequeño paraíso. A pesar de que veas todo lo que te gusta y amas en este lugar, no toques nada con tus manos y brazos, pues la belleza rápidamente desaparecerá y la locura vendrá a tu mente. Simplemente sigue el camino que ves bajo tus pies y nunca lo dejes.

La otra persona hará lo mismo, y tendrán que caminar. Dile todo lo que puedas recordar de tu vida y espera que él no responda. Ni tu ni él querrán saber qué pasa si dejas de hablar en el camino. Por cuatro horas, caminarán y tendrás que mantenerte hablando todo el tiempo. Finalmente, verás algo que brilla en el horizonte, deberás quejarte de un dolor de garganta y dirás que no tienes nada más que decir.
Llegarán a una puerta dorada; mientras más se acerquen, más se abrirán las puertas. Entra y te encontrarás en una habitación casi oscura, iluminada únicamente por dos velas. Una de ellas está a lado de un espejo, la otra está a lado de una mochila. Camina hacia el espejo y mira en él, por más horribles que sean las imágenes que veas. Notarás que la otra persona camina hacia ti, tu destino será decidido en los siguientes momentos.

Si él grita: “¡No importa lo duro que sea el trabajo, será llevado a cabo!”, y luego rompe el espejo, tu destino está sellado. Después que haya destruido el espejo, sentirás un dolor insoportable y gritarás, por instinto. Te derretirás en los segundos siguientes. La tarea del otro, se habrá cumplido.

Pero, si él decide no hacer nada, debes hacer la pregunta: ¿Qué refleja de ellos?. Ahora verás a la otra persona derretirse lentamente y gritará de forma inhumana. Soporta los gritos por cerca de un minuto, luego él se habrá ido, solo quedará la mochila que él llevaba. Ábrela, mete el espejo allí y regresa a tu casa.

El espejo es el Objeto 60 de 538. Nunca te atrevas a destruirlo.





Ahora puedes verme

Estaba aterrada cuando escuché la noticia. Los doctores dijeron que mi visión sólo podía ir a peor con el tiempo y que la ceguera era inevitable. Al principio, los objetos se veían borrosos, como si estuvieran desenfocados. Luego vinieron las manchas oscuras y luminosas. Y finalmente llegó la mañana en que al despertarme todo había desaparecido, ya no podía ver nada.

Aun así tenía suerte. Tengo un amante marido que me ayuda y un bebé adorable. Siempre había sido muy comprensivo con todo esto. Me sentía muy torpe los primeros meses. Rompí muchos vasos y platos. Por culpa de los golpes tenía los dedos de los pies destrozados. Pero mi marido siempre me ayudó con cariño en mi nueva vida.

Usaba su tiempo libre para hacerme compañía, alimentarme, vestirme, bañarme y bueno… Hacerme sentir… Deseada en mi nueva normalidad. Estaba feliz de saber que a pesar de mi problema viviría una vida feliz.

Un día algo extraño ocurrió. Me desperté, y en vez de no ver nada, comencé a ver manchas de luz y oscuridad de nuevo. Grité emocionada, hacía muchísimo tiempo que había dejado de ver cualquier cosa. Era cauta con mi optimismo sobre recuperar mi visión, no quería darme falsas esperanzas.

Así que decidí darme tiempo para ver cómo las cosas progresaban. En los siguientes días, las manchas comenzaron a ser colores. Si seguía así, ¡Recuperaría mi visión! Mantuve la sorpresa hasta recuperar por completo mi visión y darle las buenas noticias a mi marido. Seguro que se alegraría por mí.

Me desperté un día y mi visión estaba perfecta. Esperé pacientemente a que mi marido regresara de la guardería con nuestro hijo.

— Cariño, ya estoy en casa. — Escuché a mi marido decir. Corrí hacia él para abrazarlo pero me quedé helada. El hombre junto a la puerta no era mi marido, tenía la voz de mi marido pero era un completo extraño. La sangre de mis venas se tornó hielo y sentí la bilis en mi garganta.

— No, no te levantes Celeste. Déjame ayudarte. —El extraño se acercó a mí y me ayudó a sentarme con un beso. —No te preocupes, he dejado al pequeño Henry listo para dormir.

Con horror vi como usaba su teléfono para iniciar el audio de un bebé llorando. Caminé despacio hacia la puerta, pero él me bloqueó el camino.

—Celeste, no intentes moverte, aún te estás adaptando. Siéntate, haré algo para cenar.

Me llevó a la cocina donde tuve que morderme la lengua para no gritar. Los restos de mi marido y mi pequeño hijo cubrían la encimera sobre una piscina de sangre.

—Cariño. ¡Esta noche tendremos filete!





Calificación: 




Algo anda mal...

A medida que entro a su habitación, noto que algo anda mal. De hecho, supe que había pasado algo desde anoche. Ella estaba llorando de nuevo, esos sollozos grandes y prolongados que le cortan el aliento. Traté de reconfortarla, pero no había mucho que pudiera hacer.

Me acerco a la cama. Se ve igual a como luce cuando duerme, excepto por una cosa: no veo el sube y baja constante en su pecho. Me siento a su lado y examino su cuerpo. Sus brazos expuestos están cubiertos de una maraña de cicatrices. Me he familiarizado con estas, ya que usualmente aparecen después de aquellas noches de llanto, pero ninguna está fresca hoy. Viendo alrededor de la habitación, me percato de un bote blanco que está en su mesa de noche. Nunca lo he visto antes. No sé para qué es, pero no puedo evitar sentir que tuvo algo que ver.

Me acurruco a su lado, como lo he hecho tantas veces antes. Siento su calidez, no tan cálida como siempre. Sé que no se va a despertar.

Me inclino y hundo mis dientes en la piel de su muslo, arrancando la carne de su cuerpo.

«Pueden pasar días hasta que la encuentren, quizá más —pienso—. Un gato tiene que comer».






Calificación: 




Miedo a la Obscuridad

No soporto dormir con la luz apagada. Es un miedo irracional que no puedo superar desde niño. Los rincones oscuros me dan miedo, nunca entro en los armarios y hasta hace poco, me sentía muy incómodo en las salas de cine. Es algo muy estúpido, lo sé, pero no puedo evitarlo. Incluso a día de hoy, con treinta y seis años recién cumplidos y un matrimonio estable, tengo que dejar una pequeña lámpara encendida al lado de mi cama.

A mi esposa no le molesta, sabe muy bien como es mi fobia y yo doy gracias a Dios por qué sea comprensiva. No le gusta, sin embargo, que sea tan permisivo con nuestro hijo en lo que a las luces nocturnas respecta.

—No quiero que crezca con el mismo trauma —suele decirme—, a su edad, hay ciertas cosas con las que debe aprender a lidiar.

Sé muy bien a lo que se refiere, no quiere que se vuelva un perturbado como yo. Me duele que piense así pero no puedo negar que tiene razón. Yo tampoco quiero. De hecho, sé que mi miedo es absurdo pero existe un terrible episodio que no puedo olvidar desde los seis años. Es todo culpa de esa maldita alucinación.

Yo estoy en mi cama, mirando hacia la ventana con las cortinas puestas. Apenas y entra un leve rayo de luz de luna, pero no es suficiente. La penumbra lo envuelve todo, haciendo imposible que pueda distinguir mi propia silueta. Mi padre acaba de contarme un cuento para que pueda dormir bien, pero lo he olvidado. Ahora en todo lo que pienso es en esta maldita oscuridad.

Y entonces lo escucho, algo está reptando debajo de mi cama.

Cierro los ojos con fuerza y me arrebujo entre las sábanas, esperando caer dormido de un momento a otro. Siento una presencia a mis espaldas y el corazón me late desbocado.

“Es papá”, trato de decirme, “ha vuelto para ver como estoy, nada más…”

De un momento a otro, lo que sea que esté detrás de mí se inclina y escuchó un murmullo en mi oído que me hiela la sangre:

—Sabes que él no vendrá para ayudarte.

Cuando miro por encima de mi hombro, dos ojos ardientes como brasas me devuelven la mirada. Esta cosa no es un hombre. Tiene el cuerpo de uno, pero su cabeza parece la de un cerdo y una sonrisa demente le llega casi las orejas.

Grito y mis padres corren asustados a verme.

Ahora sé que no fue más que una pesadilla, claro, ¿pero cómo volver a apagar la luz cuando el miedo irracional me domina? ¿Cómo hacerlo, cuando esta misma noche, mi hijo me dijo algo que me estremeció como en mi infancia?

—No apagues la luz, papá. Tengo miedo de que el hombre regrese.

—¿De qué hombre estás hablando?

—Hablo del hombre malo —lo vi ponerse pálido—, ese que tiene cabeza de cerdo y se arrastra como uno.

Y por un instante, creí que mis pies dejarían de sostenerme.







Calificación: 




jueves, 22 de febrero de 2018

#043 El Holder de la Tierra

En cualquier ciudad, en cualquier país, ve a una institución mental o casa desolada donde puedas llegar por ti mismo. Al llegar a la recepción, pregunta por alguien que se hace llamar "El Portador de la Tierra". El trabajador se reirá en voz alta, poniendo su atención a una tercera persona. Él permanecerá sentado, pero la persona a cuya atención señaló te dirá que lo sigas. No le preguntes nada mientras te lleva al cuarto de las escobas en desuso, en un lugar recóndito en el asilo.

Abrirá la puerta para ti y esperará a que ingreses primero; no lo hagas, o la escalera interior de la puerta desaparecerá y caerás sin cesar en el vacío negro y helado. En su lugar, dile: “No me atrevería a ver estos lugares antes que tú”. Si él te cree, hará un gesto y entrará, deberás seguirlo. Si él no te cree, debes estar agradecido de que te encuentras en un cuarto recóndito del asilo, de modo que nadie podrá oír tus gritos.



A medida que desciendes la escalera, oirás gritos bestiales provenientes de todos lados, pero sobre todo de arriba. Acostumbra tus ojos a la oscuridad, pues el hombre se ha desvanecido en ella, aunque sentirás que no estás solo. Nunca debes mirar hacia arriba, o los demonios y el infierno que te observan y se burlan de ti, descenderán, y rasgarán tu carne de tus huesos, drenarán tu sangre, rasgarán tus músculos y tendones, todo en un instante.

A medida que bajas, encontrarás el ambiente cada vez más sepulcral, y aunque todavía serás capaz de oír a los demonios sobre ti, parecerá como si por fin desaparecen. Todavía debes tener la máxima precaución de nunca mirar hacia arriba. Después de una cantidad increíblemente larga de tiempo, pondrás pie en tierra firme y suave otra vez. Si los demonios de la escalera han dejado de gritar, no vivirás para ver el suelo. De lo contrario, desearás que lo hagan, por ahora es tu oportunidad de hacer la única pregunta a la que la oscuridad va a responder. Debes preguntar con firmeza: ¿Cómo pueden ser detenidos?

Cuando lo hagas, lamentos espantosos se emitirán desde abajo, aunque todavía serás capaz de sentir el suelo debajo de ti. Sentirás al hombre que te trajo hasta allí. Sus ojos te perforarán, aunque no serás capaz de verlos. Nunca debes mirar hacia abajo, o tu mirada se perderá en oscuridad delante tuyo. Los lamentos seguirán, primero sin palabras, luego una fuerte voz masculina los guiará a hablar al unísono. Ellos te dirán lo único que puede evitar que los Objetos se unan, junto a todas las consecuencias si se logra hacerlo. Ellos hablarán del fuego que llueve del cielo, de los ríos que corren de color rojo sangre, y te dirán mucho más.

Cuando todo acabe, las luces se encenderán. El hombre que te llevó ahí se habrá ido. En su lugar habrá un Objeto que no debes ver en ese lugar, pues de hacerlo, te volverás completamente loco. Debes cerrar los ojos tan pronto como las luces se encienden y buscar en el suelo, a ciegas, rozar la textura cálida y áspera del Objeto. Si no cierras los ojos, verás de lo que el terreno se compone: cadáveres humanos destripados, todos sin ojos, aunque aún respirando por la boca. Si ves esto y no enloqueces de inmediato, te convertirás en uno de ellos, y te unirás a esta tierra satánica.

Si tomas el Objeto con éxito, serás transportado hacia el exterior del asilo, donde podrás abrir los ojos.

La piedra volcánica es el Objeto 43 de 538. A pesar de que sabes cómo evitar que se unan, no serás capaz de hacerlo.


El Cuervo

Una vez, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
se oyó de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es —dije musitando— un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”


¡Ah! aquel lúcido recuerdo
de un gélido diciembre;
espectros de brasas moribundas
reflejadas en el suelo;
angustia del deseo del nuevo día;
en vano encareciendo a mis libros
dieran tregua a mi dolor.
Dolor por la pérdida de Leonora, la única,
virgen radiante, Leonora por los ángeles llamada.
Aquí ya sin nombre, para siempre.


Y el crujir triste, vago, escalofriante
de la seda de las cortinas rojas
me llenaba de fantásticos terrores
jamás antes sentidos. Y ahora aquí, en pie,
acallando el latido de mi corazón,
vuelvo a repetir:
“Es un visitante a la puerta de mi cuarto
queriendo entrar. Algún visitante
que a deshora a mi cuarto quiere entrar.
Eso es todo, y nada más.”


Ahora, mi ánimo cobraba bríos,
y ya sin titubeos:
“Señor —dije— o señora, en verdad vuestro perdón
imploro,
mas el caso es que, adormilado
cuando vinisteis a tocar quedamente,
tan quedo vinisteis a llamar,
a llamar a la puerta de mi cuarto,
que apenas pude creer que os oía.”
Y entonces abrí de par en par la puerta:
Oscuridad, y nada más.


Escrutando hondo en aquella negrura
permanecí largo rato, atónito, temeroso,
dudando, soñando sueños que ningún mortal
se haya atrevido jamás a soñar.
Mas en el silencio insondable la quietud callaba,
y la única palabra ahí proferida
era el balbuceo de un nombre: “¿Leonora?”
Lo pronuncié en un susurro, y el eco
lo devolvió en un murmullo: “¡Leonora!”
Apenas esto fue, y nada más.


Vuelto a mi cuarto, mi alma toda,
toda mi alma abrasándose dentro de mí,
no tardé en oír de nuevo tocar con mayor fuerza.
“Ciertamente —me dije—, ciertamente
algo sucede en la reja de mi ventana.
Dejad, pues, que vea lo que sucede allí,
y así penetrar pueda en el misterio.
Dejad que a mi corazón llegue un momento el silencio,
y así penetrar pueda en el misterio.”
¡Es el viento, y nada más!
De un golpe abrí la puerta,
y con suave batir de alas, entró
un majestuoso cuervo
de los santos días idos.
Sin asomos de reverencia,
ni un instante quedo;
y con aires de gran señor o de gran dama
fue a posarse en el busto de Palas,
sobre el dintel de mi puerta.
Posado, inmóvil, y nada más.


Entonces, este pájaro de ébano
cambió mis tristes fantasías en una sonrisa
con el grave y severo decoro
del aspecto de que se revestía.
“Aun con tu cresta cercenada y mocha —le dije—,
no serás un cobarde,
hórrido cuervo vetusto y amenazador.
Evadido de la ribera nocturna.
¡Dime cuál es tu nombre en la ribera de la Noche Plutónica!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”


Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado
pudiera hablar tan claramente;
aunque poco significaba su respuesta.
Poco pertinente era. Pues no podemos
sino concordar en que ningún ser humano
ha sido antes bendecido con la visión de un pájaro
posado sobre el dintel de su puerta,
pájaro o bestia, posado en el busto esculpido
de Palas en el dintel de su puerta
con semejante nombre: “Nunca más.”


Mas el Cuervo, posado solitario en el sereno busto.
las palabras pronunció, como vertiendo
su alma sólo en esas palabras.
Nada más dijo entonces;
no movió ni una pluma.
Y entonces yo me dije, apenas murmurando:
“Otros amigos se han ido antes;
mañana él también me dejará,
como me abandonaron mis esperanzas.”
Y entonces dijo el pájaro: “Nunca más.”


Sobrecogido al romper el silencio
tan idóneas palabras,
“sin duda —pensé—, sin duda lo que dice
es todo lo que sabe, su solo repertorio, aprendido
de un amo infortunado a quien desastre impío
persiguió, acosó sin dar tregua
hasta que su cantinela sólo tuvo un sentido,
hasta que las endechas de su esperanza
llevaron sólo esa carga melancólica
de ‘Nunca, nunca más’.”


Mas el Cuervo arrancó todavía
de mis tristes fantasías una sonrisa;
acerqué un mullido asiento
frente al pájaro, el busto y la puerta;
y entonces, hundiéndome en el terciopelo,
empecé a enlazar una fantasía con otra,
pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,
lo que este torvo, desgarbado, hórrido,
flaco y ominoso pájaro de antaño
quería decir granzando: “Nunca más.”


En esto cavilaba, sentado, sin pronunciar palabra,
frente al ave cuyos ojos, como-tizones encendidos,
quemaban hasta el fondo de mi pecho.
Esto y más, sentado, adivinaba,
con la cabeza reclinada
en el aterciopelado forro del cojín
acariciado por la luz de la lámpara;
en el forro de terciopelo violeta
acariciado por la luz de la lámpara
¡que ella no oprimiría, ¡ay!, nunca más!


Entonces me pareció que el aire
se tornaba más denso, perfumado
por invisible incensario mecido por serafines
cuyas pisadas tintineaban en el piso alfombrado.
“¡Miserable —dije—, tu Dios te ha concedido,
por estos ángeles te ha otorgado una tregua,
tregua de nepente de tus recuerdos de Leonora!
¡Apura, oh, apura este dulce nepente
y olvida a tu ausente Leonora!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”


“¡Profeta!” —exclamé—, ¡cosa diabólica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio
enviado por el Tentador, o arrojado
por la tempestad a este refugio desolado e impávido,
a esta desértica tierra encantada,
a este hogar hechizado por el horror!
Profeta, dime, en verdad te lo imploro,
¿hay, dime, hay bálsamo en Galaad?
¡Dime, dime, te imploro!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”


“¡Profeta! —exclamé—, ¡cosa diabólica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio!
¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas,
ese Dios que adoramos tú y yo,
dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén
tendrá en sus brazos a una santa doncella
llamada por los ángeles Leonora,
tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen
llamada por los ángeles Leonora!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”


“¡Sea esa palabra nuestra señal de partida
pájaro o espíritu maligno! —le grité presuntuoso.
¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica.
No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira
que profirió tu espíritu!
Deja mi soledad intacta.
Abandona el busto del dintel de mi puerta.
Aparta tu pico de mi corazón
y tu figura del dintel de mi puerta.
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”


Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas.
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!

miércoles, 21 de febrero de 2018

Lenore

"¡Oh! ¡La copa de oro está rota!
¡El espíritu ha huido para siempre!
¡Que suenen las campanas! Un alma
santa flota sobre el río Estigia,
y tú, Guy de Vere, ¿no tienes lágrimas?.
¡Llora ahora, o nunca más!
¡Mira! Encima de ésta rígida y lúgubre
carroza, duerme tu amor!.

¡Lenore!

¡Venid! Dejad que el oficio de difuntos
se lea, que el cántico mortuorio se cante,
un himno para tan regia muerta como
muriera tan joven ...
Un cántico fúnebre para ella, dudosamente
muerta, porque murió tan joven.

¡Miserables¡ La queríais por su riqueza y
la odiabais por su orgullo,
y cuando su salud endeble, la
bendijisteis porque moría,
¡Como, entonces, sera leído el ritual?
¡El réquiem cantado
por vosotros, por ti, mirada oscura;
por ti, lengua calumniosa,
que habéis causado la muerte de la
inocencia que muriera tan joven
Precavimos:!pero no deliréis más¡ ¡Y
Que el canto del Sabbath
Suba hasta Dios tan solemnemente que
La muerte no sienta ningún mal!
La dulce Lenore ha ido adelante
con la esperanza volando al lado,

Dejándole en el dolor a causa de esa
querida criatura que habría sido tu esposa
Ella, la bella, atractiva, que ahora yace
Tan profundamente
Con la vida en la dorada cabellera, pero
no en los ojos.
La vida todavía en la cabellera
Muerte en los ojos...

¡Atrás¡ Esta noche tengo el corazón
ligero. ¡No entonare cantos mortuorios,
pero sostendré el ángel en su vuelo, con
un pean de los días pasados!

¡Que no doblen las campanas! Por
temor de que su dulce alma, en
su alegría religiosa,
pudiera captar las notas, cuando flotan
hacia arriba, desde la tierra maldita,
hacia los amigos de arriba, desde los
amigos de abajo, escapa el espíritu indignado,
huyendo del infierno, hacia el cielo,
dejando los lamentos y los llantos, por
un trono dorado, al lado del Rey de
los cielos."